Inicio > Iluminación natural > Propiedades iluminación
Iluminación: propiedades

La iluminación de los sujetos fotografiados proviene de fuentes naturales y artificiales y es controlada por el fotógrafo para que las imágenes resultantes presenten el efecto deseado. No se fotografían los objetos, sino la luz reflejada por ellos. Muy pocos sujetos emiten luz con la cual puedan ser fotografiados.

Para el control de la iluminación artificial hay que seleccionar el tipo de luces y disponerlas para que produzcan el efecto deseado por el fotógrafo. Con luz natural se ha de escoger también el tipo de luz (del sol, en sombra al descubierto, en días nublados) y su dirección (hora del día), y tal vez modificarla mediante reflectores, pantallas o luz artificial (usualmente flash).

La iluminación cumple una doble función: técnica y estética. La función técnica consiste en proporcionar luz suficiente para una exposición adecuada y ajustar la escala de luminosidades de los sujetos fotografíados para que se adapten a los límites de los materiales fotográficos utilizados. La función estética consiste en hacer que el sujeto resulte bien visible y, muchas veces, en aportar belleza o expresar un sentimiento. La luz puede ser medida, pero la belleza y el sentimiento sólo se perciben. Por tanto, cada fotógrafo debe determinar y utilizar la iluminación que crea más adecuada para cada trabajo.

Sin embargo, muchos sistemas de iluminación tradicionales (especialmente para la fotografía industrial y el retrato) son aceptados como reglas inamovibles. Pero esto es un error, pues tales sistemas representan un modo de proceder establecido, pero que puede variarse; no constituyen sustitutos de la observación, la iniciativa y la elección. Deben usarse cuando son adecuados para un caso particular, pero hay que abandonarlos cuando no lo son.

Factores de iluminación

Los factores esenciales de la iluminación incluyen: el número de fuentes luminosas; la dirección o direcciones de la luz y su grado de directividad o difusión; la presencia o ausencia de superficies reflectoras cerca del sujeto, así como su tamaño, textura, poder de reflexión y color; la duración de la luz y su luminosidad (y a veces el calor que desprende) en lo que afecta al sujeto, y las distancias, intensidades y tamaños relativos, así como las temperaturas de color de las fuentes luminosas, cuando se utiliza más de una.


Dirección de la luz

La dirección o direcciones de incidencia de la luz sobre el sujeto, con relación a la cámara, resultan sumamente importantes. La iluminación con una sola fuente puede provenir de cualquier parte: de encima del sujeto, debajo, frente a él, detrás, desde uno de los lados y desde cualquier posición intermedia. Cada dirección básica recibe un nombre: luz frontal, luz posterior o contraluz, luz lateral, luz cenital, luz de tres cuartos, etc. Casi toda la luz natural proviene de encima del sujeto, por lo que gran parte de la iluminación artificial se dispone de forma que se obtenga un efecto parecido. Algunos sujetos, especialmente los rostros de las personas, parecen poco naturales si se iluminan desde abajo.


Luz natural

La fotografía se basa fundamentalmente en la iluminación, la cual cumple una doble función: técnica y estética.

En los exteriores, la luz natural se "controla" escogiendo el momento de la fotografía. Se necesita un día nublado para obtener una luz suave y difusa, y un día soleado para producir luz dura y brillante, con sombras nítidas.

Días luminosos. La luz del sol no siempre es igual; resulta muy importante la elección del momento del día: un sol bajo con una coloración amarilla o anaranjada al final de la tarde o muy temprano por la mañana; un sol alto y duro, que produce sombras bien definidas, y una luz plana al mediodía. El sol de mediodía tiene una temperatura más alta, pero su color es más frío (más azul) que el del sol de la mañana o del final de la tarde. La mayoría de los fotógrafos prefieren el sol bajo más que el de mediodía y suelen utilizar filtros para ajustar el color de la luz.

Otra forma de controlar la luz del sol consiste en seleccionar su dirección. Con un sujeto fijo, como un edificio o un paisaje, el momento del día determina la dirección de la luz. Otros sujetos pueden ser girados o movidos para que la luz provenga de la dirección deseada. Cuando el sujeto se halla entre la cámara y el sol, recibe una luz posterior; cuando el sol se halla detrás de la cámara, el sujeto recibe una luz frontal. Si se sabe en qué lugar se realizará la foto, podrán colocarse el sujeto o el fondo para que reciban la iluminación más conveniente.

Además de escoger el tipo de día y el momento adecuado, la luz natural puede modificarse.

Días nublados. Para la realización de fotografías en color en un día gris conviene utilizar un filtro ultravioleta o uno para luz del cielo, con objeto de evitar la dominante azul que provoca este tipo de tiempo.

Aunque los interiores resulten oscuros, junto a una ventana hay una luz proveniente del cielo, excelente para retrato.

En los exteriores, la luz de un día gris o lluvioso es difusa y suave, y resulta más fácil trabajar con ella que con la luz directa del sol, ya que produce mucho menos contraste. Se trata básicamente de una luz que proviene del cielo. Por tanto, debe evitarse que los ojos reciban demasiada sombra, ya que podrían aparecer en forma de orificios negros en el rostro. La luz resulta tan suave que se supone que favorecerá al sujeto, pero esto no es necesariamente así. Para que la fotografía sea suave y los ojos aparezcan visibles, basta con que el sujeto gire ligeramente el rostro hacia arriba, hacia la luz. Este sistema es adecuado también para los retratos realizados en interiores con luz proveniente de claraboyas, y en despachos o tiendas con iluminación fluorescente en el techo. También puede suavizarse la luz del sol con un gran marco cubierto con material traslúcido; suele utilizarse cuando se efectúan primeros planos de rostros.


Luz artificial

La principal diferencia existente entre la luz natural y la artificial es posiblemente la siguiente: con luz artificial, la distancia entre la fuente luminosa y el sujeto es de suma importancia (es origen de problemas y un medio de control).

El sol está tan lejos, que a efectos prácticos su luz incide con igual luminosidad sobre sujetos muy separados. En cambio, en el estudio la luz que incide sobre el sujeto se hace más luminosa a medida que se acerca a él, y más oscura a medida que se aleja. Esto tiene lugar de manera regular.


El reflector

En la foto de la izquierda, la luz del sol que proviene de arriba y atrás ilumina el cabello de la niña y el contorno de su brazo derecho y de su hombro izquierdo. Debido a que su rostro quedaría en sombra, se utilizó un flash electrónico para rellenar las zonas oscuras. A la derecha: La luz que proviene de una ventana es una fuente de iluminación excelente para los retratos realizados en interiores. Aquí se utilizó un cartón blanco para reflejar luz sobre el lado del rostro más alejado de la ventana; de esta manera conseguimos más luminosidad en las altas luces y aclarar su lado izquierdo en sombra.

Cuando la luz del sol es demasiado contrastada, su dureza puede reducirse con facilidad utilizando un reflector blanco que dirija luz a la parte del sujeto que se halla en sombra. Para ello puede servir la pared blanca. (Al trabajar en color debe tenerse cuidado con los reflejos que provengan de superficies de color intenso; éstas han de ser utilizadas deliberadamente o evitadas.)

En los exteriores, lejos del estudio, muchos profesionales utilizan paneles u hojas blancas plateadas que pueden ser sostenidas o colgadas donde sean necesarias. Un panel plateado (cubierto con pintura de aluminio o papel de aluminio arrugado) produce una luz de relleno mucho más luminosa y contrastada que un papel blanco mate. Puede disponerse de ambos reflectores construyendo un panel con un lado blanco y el otro plateado. Si se utiliza hoja de aluminio, debe colocarse el lado mate hacia fuera, ya que la superficie brillante puede producir puntos calientes no deseados en la luz de relleno.

Al incidir en una zona sombreada el reflejo de la luz del sol, proveniente de paredes, paneles reflectores, el suelo, la nieve o la arena, proporciona un brillo ligeramente direccional, el cual hará que el sujeto resplandezca. Un flash electrónico, o una lámpara de flash a ser posible rebotados en lugar de dirigidos directamente, aporta una excelente luz de relleno que despeja las sombras.

La luz del sol que entra por una ventana transforma una habitación de paredes blancas en un estudio luminoso con gran variedad de iluminaciones posibles, según el lugar y la dirección de la toma fotográfica.

Debe tenerse muy en cuenta el momento del día; el sol únicamente penetra en la habitación siguiendo una dirección precisa una vez al día, durante un período de tiempo muy breve, pues cambia constantemente. El fotógrafo debe desplazarse también para sacar provecho de esta iluminación. La luz del cielo que entra por las ventanas resulta más fácil de controlar, pues es más suave y no cambia de dirección con tanta rapidez. El principal inconveniente de este tipo de luz es que su intensidad es baja.


Ley del inverso de los cuadrados

Esta ley regula la cadencia según la cual la luz decrece a medida que aumenta la distancia entre su punto de origen y el sujeto.

Simplificando, si dos luces idénticas se hallan a distancias diversas de idénticos sujetos, la más cercana envía más luz sobre el sujeto que la más alejada. Si se halla dos veces más cercana, ilumina el sujeto con una luminosidad cuatro veces mayor (2²=4). Si se encuentra 3 veces más cercana, la luz que recibe el sujeto es 9 veces más luminosa que la proporcionada por la otra luz sobre el otro sujeto (3³=9).


COMENTARIOS

15-10-2016
Sara Corrales Calderon.
Muy buena información muy buena créanlo en serio.
15-10-2016
Alejandrina Corrales Calderon.
Me gusta esta información por que sirve mucho para los trabajos del colegio y esta pagina es muy buena para los estudiantes de todas las edades espero que la puedan leer por que sirve de mucho y no se pierde nada sacando el rato para leerla bueno me despido mis amigos.

Añade un comentario

Nombre:
Comentario:

Maestros del retrato
18/09/18

Man Ray

Man Ray, seudónimo de Emmanuel Radnitzky, fue un artista modernista estadounidense que pasó la mayor parte de su carrera en París (Francia). Fue un importante contribuyente a los movimientos dadaísta y surrealista, a pesar de que sus vínculos con cada uno eran informales. Él era conocido en el mundo artístico por su fotografía avant-garde, y también fue un reconocido fotógrafo de retratos.

Más fotógrafos del retrato...


Concursos de fotografía
13/09/18 - España

Nikon convoca el Concurso Internacional Nikon Small World 2019

El Concurso Nikon Small World está abierto a cualquier persona interesada en la fotografía a través del microscopio. De alcance verdaderamente internacional, se han recibido imágenes de los Estados Unidos, Canadá, Europa, Australia, América Latina, Asia y África.

Los interesados en participar, podrán inscribirse gratuitamente hasta el 30 de abril de 2019.

Más concursos...


Exposiciones de fotografía
13/09/18 - Madrid

EXPOSICIÓN DE FOTOGRAFÍA: 'Terré'. Monografía sobre el Ricard Terré.

En la Sala Canal de Isabel II- Santa Engracia, 125 / Madrid

Del 08 sep de 2018 - 11 nov de 2018

La exposición dedicada al fotógrafo Ricard Terré es una antológica que abarca las diferentes temáticas interpretadas por la particular mirada de este autor, a partir del proceso de selección que llevó a cabo el propio Terré durante la segunda mitad de su carrera.

Más exposiciones...


Eventos fotográficos
26/06/18 - Nashville, TN, USA

Estos son los ganadores del concurso fotográfico World Photographic Cup 2018.

30 equipos fotográficos nacionales participaron en la quinta edición de este concurso único, de Europa, Asia, Norte y Sudamérica y Oceanía.

El país ganador ha sido, una vez más, Estados Unidos, después de ganar la copa en 2014 y en 2015.

El segundo lugar fue para Australia, con México en el tercer lugar.

Más eventos...


¡CSS Válido!
FOTOGRAFÍA PRÁCTICA