Inicio > Mejora tus fotos > Fondos
Fondos adecuados para una foto

El fondo de una fotografía es lo que se ve alrededor del sujeto principal: encima, debajo y a ambos lados del mismo, dentro del área de la imagen. Cuando el espacio, la perspectiva y los detalles físicos están representados de manera realista en una fotografía, el fondo parece hallarse detrás del sujeto y a mayor distancia del espectador.

Algunos sujetos, como los paisajes o las multitudes, tienen una profundidad continua, por lo que carecen de fondo. Pero las fotografías de una sola persona, objeto o grupo presentan fondos que afectan en gran medida al grado de comunicación de la imagen. Cuando el sujeto posee fondo, conviene tener presente la totalidad de éste. El fondo debe complementar el sujeto y no distraer de los elementos principales de la fotografía.

Funciones del fondo

Esta composición muestra el Sujeto cerca de su origen, gracias al fondo.

El fondo cumple tres funciones:

  • Hace que el sujeto aparezca visualmente definido, de manera que su forma pueda ser apreciada con claridad. Por tanto, el fondo debe contrastar en tono o color para que no parezca formar parte o confundirse con la tonalidad del sujeto. Tampoco ha de ser demasiado detallado o recargado, ya que camuflaría el sujeto al confundir o romper la línea visual de sus bordes.
  • Contribuye a establecer el volumen de espacio en el cual está situado el sujeto. Cuando el fondo se halla cerca, detrás del sujeto, el espacio parece poco profundo, estrecho. A medida que aumenta la distancia entre el sujeto y el fondo, el espacio aparente también aumenta.
  • Determina las características del lugar de la fotografía. Indica el entorno o ambiente del lugar. Esto es válido para los fondos lisos y de un solo color, así como para los ocupados por detalles realistas.

Problemas de los fondos

Un fondo de hojas de otoño crea un entorno colorido y armonioso para este retrato informal. Debido a que los dibujos de las hojas podían aparecer demasiado evidentes si quedaban enfocados, el fotógrafo utilizó poca profundidad de campo para mantener el fondo borroso.

El fotógrafo debe ver y evaluar los problemas de los fondos cada vez que mira por el visor de la cámara. Los elementos molestos obvios, como árboles o pantallas de lámparas que parecen apoyarse sobre el sujeto, deben ser eliminados. Apártelos o mueva el sujeto o la cámara (o ambos). Para restar importancia a los fondos recargados, desenfóquelos de forma que los detalles definidos del sujeto destaquen en relieve nítido. Puede añadir una iluminación posterior o de silueta para clarificar los bordes del sujeto.

En las fotografías en color vigile los puntos luminosos de colores cálidos (rojo, anaranjado o amarillo) del fondo. Debido a que estos colores generalmente son percibidos como si estuviesen más cerca que los colores fríos, pueden disminuir la sensación de espacio, aunque estén desenfocados. Naturalmente, los fondos muy brillantes o vivos disminuyen la visibilidad de los sujetos de color menos intenso.


Control y creación de los fondos

Para controlar la cantidad de fondo que debe aparecer en la fotografía, acerque o aleje la cámara; o bien utilice un objetivo con un ángulo de visión diferente. Pero recuerde que estos cambios afectarán también al tamaño del sujeto. Al fotografiar en ambientes reales, interiores o exteriores, el control básico sobre el fondo se realiza mediante la colocación del sujeto y de la cámara. Decida qué parte del entorno y qué cantidad del mismo quiere incluir. Además de moverse lateralmente, examine el encuadre desde ángulos más altos y más bajos. Tal vez descubra una amplia zona de alfombras o de suelos neutros, o un cielo despejado.

Fondos de estudio.

Los largos rollos de papel de color, liso y sin uniones o costuras, proporcionan fondos simples y despejados que pueden cambiarse fácilmente para adecuarlos a sujetos diversos.

En el estudio se posee un control completo del fondo, ya que éste debe crearse. El fondo puede ser muy simple: un solo color o tono que armoniza con el sujeto (solución muy común en fotografía industrial y de modas), o un decorado de tamaño natural, completo en sus detalles (ilustración editorial o publicitaria).

Papel liso. Los materiales para fondos de estudio más comunes son largos rollos de papel de unos 3 m de anchura. Se cuelgan en un larguero muy por encima del sujeto y se desenrollan cuando son necesarios. Cuando se curvan a nivel del suelo y se tira de ellos hacia delante por debajo del sujeto, se elimina la línea del horizonte. Utilice pesos en las esquinas y a lo largo de los bordes, fuera del campo de la cámara, para mantener el papel en su sitio. Cuando efectúe ajustes en la composición, camine sin zapatos por encima del papel, para evitar arrugas y huellas.

Se pueden comprar rollos de papel liso de muchos colores o utilizar una iluminación de color sobre papel blanco. En blanco y negro se puede hacer que el papel gris claro aparezca en cualquier tonalidad de gris, ajustando la intensidad de la iluminación que incide sobre él. Una exposición que supere en dos o tres diafragmas la necesaria para la luz más intensa que incide sobre el sujeto hará que el fondo aparezca blanco. Para los tonos medios más oscuros, asegúrese de que la luz del sujeto no incide también sobre el fondo, puesto que debilitaría o eliminaría por completo el tono deseado. Mediante juegos de sombra se puede sugerir un ambiente o decorado sobre el papel liso del fondo. Para crear las sombras utilice recortes de objetos reales, como ramas, frente a un foco o a un proyector de diapositivas.

Materiales para fondos.

Los ambientes pueden crearse también con muebles y objetos reales, o bien mediante sustitutos e imitaciones (attrezzo) construidos para teatro. Suele ser útil una combinación de estos métodos. En las escenas exteriores y con los fondos muy elaborados puede obtenerse realismo fotográfico proyectando una diapositiva adecuada. Unos objetos realistas en primer plano contribuyen a crear la ilusión buscada. También pueden utilizarse sistemas de proyección de fondos para contribuir a la creación de la escena.


Fondos para retratos en estudio

La elección de un fondo es decisiva. En general debe buscarse la sencillez, pues proporciona resultados más artísticos destacando el modelo, aparte de que el uso repetido de un fondo con un diseño definido o reconocible determina la fecha de una fotografía. Probablemente el tipo de fondo más utilizado es una superficie amplia, plana y sin marcas. Puede ser papel (como un gran rollo de papel liso de 3 m de anchura, suspendido del techo), una pantalla pintada o una de las paredes del estudio. Para dificultar la formación de reflejos o manchas de color molestos, pinte la pared con material mate. Variando la cantidad relativa de iluminación de este fondo se puede controlar fácilmente el tono general e introducir variaciones proyectando una sombra a través de una zona del fondo.

Es fácil conseguir fondos simples. Por ejemplo, pueden estar formados por un trozo de muselina ligera tensada sobre un marco de gran tamaño y pintada con pintura de látex. Los tapices antiguos constituyen buenos fondos si no se utilizan demasiado, así como las estanterías con libros y los paneles de madera de tono oscuro. A veces resulta útil una plataforma para posar de una altura de unos 20 cm. Contribuye a elevar el sujeto a un nivel más práctico y a eliminar la línea del suelo en el fondo en los retratos 3/4.

Color del fondo.

Estudie cuidadosamente el color del fondo. Los fondos con grandes zonas de un solo color brillante no son en general convenientes, ya que tienden a dominar el color del sujeto. Un fondo eficaz posee un efecto de nube suave, con los colores muy tamizados. Los fondos de colores ligeramente cálidos son convenientes para la mayoría de los sujetos, en especial para los retratos con dominante oscura. Evite los fondos de colores fríos, pues quedan reflejados en los lados del rostro, dando un aspecto enfermizo al sujeto. Por otra parte, es difícil obtener un equilibrio de color visual correcto al ampliar un retrato en color con un fondo frío, ya que los colores complementarios, al contrastar con los tonos cálidos de la piel, hacen que ésta aparezca excesivamente rojiza.

Conviene disponer de tantos fondos pintados como sea posible, pues así el trabajo permitirá una mayor variedad, al poder encontrar el fondo adecuado para cada sujeto. Un buen equipo puede estar constituido inicialmente por tres fondos (uno de tonalidades claras y dos de tonalidades oscuras). Pero, puesto que los fondos aumentan la versatilidad, enriquecen la composición y disminuyen los costes de ampliación, irán constituyendo cada vez más un accesorio simple y útil en el estudio.


Iluminación del fondo

Para que la fotografía conserve el color del fondo que se percibe visualmente, éste debe recibir la misma cantidad de iluminación que el rostro del sujeto. Por ejemplo, si la luz principal está situada a 1 m del rostro, debe colocarse una luz de igual intensidad a 1 m del fondo y dirigida hacia él. Sitúe el sujeto a 1,5 ó 2 m del fondo, a fin de reducir la luz dispersa proveniente de la iluminación principal, que afecta al tono del fondo y a la saturación del color. No cuente con la luz dispersa para iluminar el fondo. El fondo debe ser tratado como un sujeto aparte; ilumínelo independientemente.

Existen otras dos excelentes razones para colocar el sujeto por lo menos a 1,5 ó 2 m del fondo: impedir que el color del fondo se refleje apreciablemente sobre el sujeto, y desenfocar los detalles del fondo.


COMENTARIOS

Añade un comentario

Nombre:
Comentario:

Tutoriales de Photoshop
22/11/2020

Cómo eliminar objetos de una imagen.

En este tutorial aprenderá a eliminar objetos grandes y personas de una imagen tulizando el comando Relleno según contenido del menú Edición.

Una vez seleccionado el objeto que queremos eliminar, el comando Relleno según el contenido analiza la imagen para encontrar el mejor detalle para reemplazar inteligentemente esa área seleccionada.

Más tutoriales de retoque...


Concursos de fotografía

Noticias de fotografía
22/11/2020

Søren Solkær fotografía la danza ritual de los estorninos en el cielo. .

En la serie fotográfica "Black Sun", Søren Solkær deja volar su fantasía y nos ofrece toda una sinfonía de formas fantásticas dibujadas magistralmente por los estorninos en el cielo del sur de Dinamarca.

"Este proyecto me ha devuelto al paisaje de mi infancia y juventud en las marismas del sur de Dinamarca. Un lugar donde se reúnen hasta un millón de estorninos en primavera y otoño, antes de la migración, y prepara el escenario para uno de los fenómenos más espectaculares de la naturaleza." (Søren Solkær)

Más noticias...


Exposiciones de fotografia
22/11/2020 - Almería.

"Un meridiano" de Pablo López.

LUGAR: Centro Andaluz de la Fotografía. Calle Pintor Díaz Molina, s/n. 04002-Almería.

FECHA: De 14/10/2020 - 17/01/2021.

Un Meridiano, título de la exposición de Pablo López, que se podrá visitar del 14 de octubre de 2020 al 17 de enero de 2021 en el Centro Andaluz de la Fotografía, plantea un diálogo entre las imágenes que surgen de la práctica de fotografiar en el territorio, observando la naturaleza, y la literatura filosófica y poética que acompaña este proceso. Está compuesta de 26 imágenes, 3 libros de artista, 1 caja de portfolio...

Más exposiciones...


Maestros del reportaje
22/11/2020 - Chanteloup

Henri Cartier Bresson: "Atrapar el instante decisivo".

Fue un célebre fotógrafo francés considerado por muchos el padre del fotorreportaje. Predicó siempre con la idea de atrapar el instante decisivo, versión traducida de sus "imágenes a hurtadillas". Se trataba, pues, de poner la cabeza, el ojo y el corazón en el mismo momento en el que se desarrolla el clímax de una acción.

Para algunos, Cartier Bresson es una figura mítica en la fotografía del siglo XX. Uno de sus mejores biógrafos (Pierre Assouline) lo apelaría como "el ojo del siglo".

Más fotógrafos de reportaje...


Copyright© 2019 Prisma2.com - Sólo fotografía
Todos los derechos reservados.