Inicio > Fotografía de... > Alimentos
FOTOGRAFÍA DE ALIMENTOS
El estudio

Decorados y accesorios. Zona fotográfica

Equipo fotográfico. Cámaras. Iluminación

Fotografía de productos congelados

Fotografía de cerveza


La fotografía de alimentos es una de las ramas más sugestivas y especializadas de la fotografía comercial. El arte de fotografiar productos alimenticios se basa en la facultad del fotógrafo para hacer una imagen tan atrayente que, quien la contempla, siente la imperiosa necesidad de probar (o comprar) inmediatamente el producto fotografiado. El problema fundamental con que se encuentra el fotógrafo es que los mayores aditivos del alimento son el aroma y el gusto, y él sólo cuenta con el medio visual que es la fotografía. La solución más utilizada consiste en hacer que el producto aparezca aún más atractivo y apetitoso en la fotografía que en la realidad, donde un factor subjetivo, como el aroma, está "trabajando" al observador. Para conseguirlo, es preciso realizar una preparación muy cuidadosa, así como tener imaginación visual, conocimiento de los problemas especiales y capacidad de realizar fotografías técnicamente perfectas.


El estudio

La fotografía de alimentos se efectúa en ocasiones fuera del estudio, cuando se desea un escenario natural o un fondo especial (un restaurante elegante, o un mercado de pescado), o bien cuando un producto se conserva mejor en otro ambiente (como el helado en la heladería). Sin embargo, las fotografías, en su mayor parte, se realizan en estudios equipados adecuadamente. El estudio ofrece la posibilidad de hallar la composición más conveniente y las mejores condiciones de iluminación, al tiempo que facilita un espacio con el fin de preparar los elementos de la fotografía. También permite al fotógrafo tomarse el tiempo que precise para obtener los resultados deseados, sin verse interferido por otras actividades, que generalmente son causa de apresuramiento y distracción cuando se trabaja fuera.


Decorados y accesorios

Hay pocos escenarios permanentes en un estudio de fotografía de alimentos. Los fondos, soportes y composiciones se cambian constantemente para adecuarlos a los distintos motivos de las fotografías y también para evitar que éstas se parezcan unas a otras. Rara vez son necesarios accesorios especiales para la cámara. Y, desde luego, no se utilizan para preparaciones reales, ya que éstas tienen que conservar su aspecto. Aun cuando muchos elementos deben tenerse siempre a mano para el montaje de escenarios o para resolver problemas fotográficos, los de mayor tamaño suelen alquilarse.

Zona fotográfica

Una de las cosas más útiles en un estudio de fotografía de alimentos es un elemento de obtención fácil y barata: una puerta de madera, desmontada, lisa y sin herrajes. Puede utilizarse como plataforma para las composiciones en una amplia variedad de trabajos. El material de decoración (papel pintado, mantel, etc.) se extiende encima de ella, manteniendo los elementos de sujeción fuera de campo de la cámara. Si es necesario, este material puede extenderse hacia arriba para formar un fondo continuo. La puerta se apoya generalmente sobre dos o más caballetes de madera, pequeños, de forma que la superficie del improvisado plato quede a unos 50 cm del suelo. Ello permite realizar fotografías de gran campo y otras verticales, sin necesidad de recurrir a plataformas o escaleras auxiliares, al mismo tiempo que facilita la disposición de los elementos que se han de fotografiar. También pueden colocarse otros materiales de fondo en el suelo del estudio, al objeto de crear la impresión de mayor profundidad.


Equipo fotográfico:

Cámaras
Las cámaras y objetivos utilizados por los fotógrafos de esta especialidad abarcan desde cámaras réflex de un objetivo con óptica gran angular, hasta cámaras de estudio con objetivos de hasta 500 mm de distancia focal. Otros objetivos usados con frecuencia tienen de 300 a 375 mm de distancia focal.

Iluminación En fotografía de alimentos se puede emplear cualquier fuente continua de luz, como las de iluminación general y los proyectores, o también el flash electrónico. Entre las fuentes de luz continuas, las lámparas halógenas permiten el control y el ajuste de la iluminación para obtener el efecto deseado. En cambio, el flash electrónico no calienta los productos que se fotografían. El calor puede marchitarlos, cambiarles el color o simplemente inutilizarlos. Para la fotografía definitiva se usa el producto real. De hecho, en una sesión será necesario disponer de varias versiones de algunos productos, ya que es frecuente que pierdan su frescura. Un bistec pierde rápidamente su aspecto crepitante de recién frito o asado; el helado pierde su brillo y su textura característica en seguida y presenta superficies en las que visiblemente comienza a derretirse, y las ensaladas se marchitan en poco tiempo. En estas sesiones fotográficas profesionales, el especialista en preparación de alimentos suele estar tan ocupado como el propio fotógrafo, proporcionando incesantemente platos recién hechos para la cámara.

Un sistema de iluminación muy usado es el de una única luz de tungsteno de 1.000 W, dentro de un reflector parabólico traslúcido en forma de paraguas. Si se usa una lámpara de 1.000 W, se puede poner el paraguas de manera que la luz lo atraviese antes de llegar al objeto, lo que facilita el control de su iluminación al mismo tiempo que difunde luz al resto del decorado.

Para el control de la colocación y de la intensidad y calidad de la luz se utilizan pantallas y difusores. Se montan también sobre soportes para luces o de otra clase para facilitar su manejo, y tienen por objeto suavizar la luz. Es útil disponer de un difusor de malla negra que pueda girar hasta 45°, ya que, a medida que gira, va dejando pasar menos luz, con lo que se tiene un dispositivo para regular la luz continuamente. Puede crearse un excelente sistema de iluminación cubriendo el proyector principal con una pieza de fibra de vidrio, en cuyo centro se haya perforado un agujero de unos 5 cm de diámetro. Con la excepción de la que se proyecta sobre el sujeto, las demás áreas están iluminadas con luz difusa.


Fotografía de productos congelados

Entre los alimentos más difíciles de fotografiar figuran los productos fríos como el helado. Son fotografiables durante un tiempo muy corto, antes de que empiecen a fundirse. Las fotos de este tipo de alimentos se efectúan generalmente fuera del estudio, en el propio almacén o fábrica, es decir, en un lugar de suministro directo. Muchas de las composiciones se montan y pasan a fotografiar tan de prisa como el fotógrafo sea capaz de cambiar chasis y disparar. Cuando se utiliza una cámara de 35 mm, el ritmo de disparos semeja una ametralladora.

Las innovaciones asociadas a los diversos procedimientos que se emplean en la fotografía de helados son realmente pocas.

Uso del hielo seco. En el estudio, los helados deberían ser envasados con hielo seco antes de utilizarlos. Por la baja temperatura que desarrolla, el hielo seco aumenta la firmeza del helado extraordinariamente.

Si el producto sale de una máquina, se fotografía como "recién hecho". Tan pronto como el helado está sobre la mesa de fotografía, el fotógrafo empieza a tomarle fotos lo más rápidamente posible. Entre exposiciones, un ayudante espolvorea una pequeña cantidad de hielo "pilé" o en polvo, según convenga, sobre el producto. Así se consigue que la textura del helado parezca "normal".


Fotografía de cerveza

Para crear y plasmar un apetitoso chorro de cerveza y la consiguiente espuma, se necesitan varias jarras o vasos, que deben haber sido lavados y secados cuidadosamente. No debe quedar el menor rastro de humedad en el vidrio. La cerveza se lleva a una temperatura un poco superior a la de la habitación (a unos 26" C; la temperatura puede alcanzarse calentando la cerveza). En este punto, se vierte la cerveza y se toman tantas fotos como se pueda en sucesión rápida. El siguiente vaso o jarra se coloca en posición y se repite la operación. Si uno de los chorros es insatisfactorio, tire la cerveza y no vuelva a utilizar el mismo vaso o jarra sin lavarlo ni secarlo. No se puede obtener una espuma satisfactoria en un vaso o jarra mojados de cerveza.

Para la creación del brillo o lustre de una jarra de cerveza hay un accesorio esencial: un pedazo de material plateado reflectante que, colocado detrás de la jarra y vuelto en forma que refleje la luz recibida de un foco colocado por encima, la envíe directamente hacia el centro de la jarra.

Para fotografiar chorros se usa el flash electrónico. Al hacer la foto de la izquierda se utilizó un flash electrónico de 2.000 W/seg, acoplado a un reflector de paraguas. Una pieza de material opaco reflectante colocada encima del paraguas dirigió la mayor parte de la luz sobre la jarra. El diámetro de este segundo reflector medía aproximadamente unas tres cuartas partes del diámetro del paraguas, con lo que una parte de la luz se difundió, iluminando también el entorno.

Muchas personas que no están familiarizadas con la fotografía comercial intentan fotografiar botellas y otros recipientes de líquidos dirigiendo gran cantidad de luz sobre la parte frontal de los mismos. Pero por más luz que se dirija de esta forma, los objetos les quedan oscuros y sin brillo. En cambio, la simple colocación de un reflector plateado en la parte posterior del objeto (como se ha descrito anteriormente) recogerá de la iluminación principal toda la luz necesaria para conseguir el efecto deseado.


COMENTARIOS

Añade un comentario

Nombre:
Comentario:

Tutoriales de Photoshop
22/11/2020

Cómo eliminar objetos de una imagen.

En este tutorial aprenderá a eliminar objetos grandes y personas de una imagen tulizando el comando Relleno según contenido del menú Edición.

Una vez seleccionado el objeto que queremos eliminar, el comando Relleno según el contenido analiza la imagen para encontrar el mejor detalle para reemplazar inteligentemente esa área seleccionada.

Más tutoriales de retoque...


Concursos de fotografía

Noticias de fotografía
22/11/2020

Søren Solkær fotografía la danza ritual de los estorninos en el cielo. .

En la serie fotográfica "Black Sun", Søren Solkær deja volar su fantasía y nos ofrece toda una sinfonía de formas fantásticas dibujadas magistralmente por los estorninos en el cielo del sur de Dinamarca.

"Este proyecto me ha devuelto al paisaje de mi infancia y juventud en las marismas del sur de Dinamarca. Un lugar donde se reúnen hasta un millón de estorninos en primavera y otoño, antes de la migración, y prepara el escenario para uno de los fenómenos más espectaculares de la naturaleza." (Søren Solkær)

Más noticias...


Exposiciones de fotografia
22/11/2020 - Almería.

"Un meridiano" de Pablo López.

LUGAR: Centro Andaluz de la Fotografía. Calle Pintor Díaz Molina, s/n. 04002-Almería.

FECHA: De 14/10/2020 - 17/01/2021.

Un Meridiano, título de la exposición de Pablo López, que se podrá visitar del 14 de octubre de 2020 al 17 de enero de 2021 en el Centro Andaluz de la Fotografía, plantea un diálogo entre las imágenes que surgen de la práctica de fotografiar en el territorio, observando la naturaleza, y la literatura filosófica y poética que acompaña este proceso. Está compuesta de 26 imágenes, 3 libros de artista, 1 caja de portfolio...

Más exposiciones...


Maestros del reportaje
22/11/2020 - Chanteloup

Henri Cartier Bresson: "Atrapar el instante decisivo".

Fue un célebre fotógrafo francés considerado por muchos el padre del fotorreportaje. Predicó siempre con la idea de atrapar el instante decisivo, versión traducida de sus "imágenes a hurtadillas". Se trataba, pues, de poner la cabeza, el ojo y el corazón en el mismo momento en el que se desarrolla el clímax de una acción.

Para algunos, Cartier Bresson es una figura mítica en la fotografía del siglo XX. Uno de sus mejores biógrafos (Pierre Assouline) lo apelaría como "el ojo del siglo".

Más fotógrafos de reportaje...


Copyright© 2019 Prisma2.com - Sólo fotografía
Todos los derechos reservados.